Insólita represalia a los médicos – Más protesta, menos comida

A los bajos salarios, malas condiciones laborales, persecuciones y maltrato, los médicos del Hospital de Villa Mercedes se enfrentan ahora a una insólita “represalia” del gobierno que apunta directamente al estómago: les redujeron la comida a todo el personal que cumple guardias. Por “reducción de fondos”,  les sacaron raciones a a la dieta de los almuerzos y les quitarán la bandeja con pan. “Podemos comer solamente un trozo de 20 gramos de pan, nada más”, se quejó uno de los profesionales.

En estos últimos días, los médicos que cumplen guardias en el Policlínico Regional de Villa Mercedes se encontraron con una poco agradable sorpresa en la mesa de los almuerzos y las meriendas. Por reducción de presupuesto, las raciones de comida se redujeron a límites que los propios profesionales calificaron de “inaudito”

“Antes, en los almuerzos, nos daban una entrada que podía ser fiambre, una sopa o empanadas y luego el plato principal. Teníamos postre y el pan lo traían en bandejas para que cada uno de se sirviera. En la merienda, un baso con té, mate cocido o leche con pan y mermelada. Ahora, nos sacaron el plato de entrada en el almuerzo y nos dan un trozo de pan de 20 gramos. Si pedimos otro poco nos contestan directamente que no. La comida, además, ha disminuido en cantidad y calidad. Lo mismo ocurre con la merienda”, contó uno de los médicos.

“No es una cuestión de gustos o capricho sino de salud. Los que estamos 24 horas en el Hospital atendiendo permanentemente a pacientes necesitamos un alimento suficientemente nutritivo. De la forma que ahora lo suministran no alcanza”, añadió.

 

Según pudieron averiguar de la misma empresa que tiene la concesión del servicio de comida, el gobierno habría reducido drásticamente el costo que paga por ración. “Nosotros no somos la variable del ajuste de presupuesto”, se quejó uno de los profesionales en una nota que envió al director del Hospital, Carlos Di Carlini. Para los médicos la “reducción de presupuesto” para la comida no solamente es una medida nociva para el trabajo eficiente y la salud del personal: “es una clara represalia por los reclamos y las protestas que venimos haciendo”.

Las graves falencias en la nueva maternidad

Hace un mes el gobierno inauguró la nueva maternidad provincial “Teresita Baigorria”, en la ciudad de San Luis. Pero cuando comenzó a funcionar el personal se percató de graves falencias en las instalaciones. “Es una falla muy seria. No podemos enchufar los aparatos porque se corta la corriente eléctrica. Hay equipamiento muy caro e indispensable, pero no se puede usar porque no funciona la instalación eléctrica”, reveló la doctora Trifiró.

“Si bien la infraestructura es flamante y uno reconoce la inversión que se hizo para contar con esta obra, no se puede concebir que no funcione como corresponde porque no se pueden enchufarse los aparatos”, añadió.

Por su parte, la doctora Nora Sánchez, secretaria general de la Asociación de Profesionales y Técnicos de la Salud, contó a Télam que la maternidad provincial “fue inaugurada compulsivamente y puesta en función sin laboratorio, sin esterilización, sin Rayos X, sin servicio de alimentación, sin hemoterapia, sin seguridad para pacientes ni a trabajadores, además de la escasa accesibilidad».

Sempro, un polémico servicio paralelo

El 28 de marzo pasado, el gobierno inauguró en Villa Mercedes el Sistema de Emergencia Provincial SEMPRO, e instaló centros de Guardia con ambulancias en La Ribera, Jardín del Sur, Centro Cívico y la Terminal de ómnibus.

Si bien la información oficial calificó como un “éxito” el funcionamiento del nuevo servicio en sus primeros días, hubo una información que se “escondió”.

El jueves 29 de marzo, en el primer día de puesta en marcha del servicio. Un hombre de 53 años que prestaba servicio de custodia en las viviendas que se construyen en el barrio La Ribera , concurrió al hospital Braulio Moyano. Estaba descompuesto y con un fuerte dolor en el pecho. Desde el centro de salud llamaron al 107 (número de teléfono de Sempro) para solicitar una ambulancia y trasladarlo urgentemente al Policlínico. Pero les habrían contestado que no podían acudir porque no intervenían en emergencias que se producían dentro de los centros de salud.

Pese a la insistencia, ya que la ambulancia del Hospital de la Ribera no estaba disponible, Sempro se negó a ayudar y el hombre fue llevado en un remis hasta el Policlínico, pero falleció por un paro cardio respiratorio.

Los médicos, además, denuncian que el nuevo servicio “está totalmente tercerizado, los encargados son propietarios de un Hospital privado; los médicos que han contratado ninguno es especializado en emergentología y no forman parte de carrera sanitaria”, advirtieron desde la APTS.

Más demandas pero menos traumatólogos

“En el Hospital de San Luis somos 5 traumatólogos para una demanda creciente que no podemos contener. Esto se ve agravado porque ya renunció uno y en un par de meses renunciarán otros dos. Además, yo estoy en condiciones de de jubilarme. En el servicio hay 20 camas. Deberíamos ser por le menos 12 traumatólogos. Los que estamos no podemos cubrir la guardia”, contó la doctora María del Carmen Zalazar.

La traumatóloga consideró que los problemas se producen porque “el gobierno no tiene en cuenta el recurso humano. Escuché al gobernador contento con el número de médicos, pero no dijo que se están yendo los especialistas”.

“Las patologías que atendemos no son solamente de accidentes viales, sino también sino domésticos o deportivos. La cifra de pacientes que atendemos es muy grande. Realmente nos preocupa que, cuando seamos menos los médicos, no tengan dónde hacerse atender”, añadió.

En Villa Mercedes, la situación del servicio de Traumatología es igual de preocupante. “Somos dos traumatólogos y dos de nosotros hemos decidido presentar la renuncia y los motivos son los mismos: somos jóvenes que queremos trabajar, generarnos ingresos y en el Hospital no se dan las condiciones ni siquiera para formarnos profesionalmente porque no hay infraestructura suficiente. Este sistema no nos permite progresar en ningún aspecto”, contó la doctora Pamela Pomies.

¿Dónde están los médicos?

La frase que pronunció el gobernador Claudio Poggi en la asamblea Legislativa, “No es cierto que no haya médicos…hay médicos suficientes”, se ha convertido en la más cuestionada por los profesionales de la Salud. La doctora María Elena D’andrea, ex diputada del oficialismo, se preguntó: “¿Dónde están los médicos que dijo el gobernador? O estamos muy equivocados o alguien está haciendo mal el recuento, porque lo que uno ve es que faltan profesionales y especialistas en los hospitales”.

Contó la ex diputada que trabaja en el Hospital de Juana Koslay que hace tiempo hace reclamos “por han descuidado la carrera sanitaria. Cuando estaba en la función legislativa intentamos defenderla. Ahora esperamos que el gobernador se dé cuenta de esta situación y escucho los reclamos”.

Reveló que la falta de médicos “es más problemática en los hospitales del interior” y que en lugares como Naschel se producen situaciones inconcebibles: “hay profesionales que trabajan en pueblos de San Luis, pero son de Córdoba. Entonces hacen turnos de 48 horas ¿es posible para alguien trabajar 48 horas seguridad? Yo creo que estamos poniendo en riesgo a los pacientes y a los mismos médicos”.

Contó que, además, “se producen otras situaciones de injusticia porque .los médicos de carrera sanitaria renuncian y después se los contrata con sueldos dos o tres veces mayores”.