Reclamo Urgente! El Hospital del Oeste en crisis

En marzo del 2020, la Argentina comenzó a vivir una pandemia por COVID-19 que se venía viviendo en el mundo desde poco tiempo antes. Desde ese momento nuestros gobernantes nos han pedido, a todo el equipo de salud, un mayor esfuerzo. Nos pidieron más horas de trabajo, y dijimos “sí”, nos pidieron estar al frente, en la primera línea, y dijimos “sí”. Nos capacitamos juntándonos entre nosotros para aprender nuevas rutinas, nuevas formas de trabajo, nuevas formas de movernos y mantenernos dentro de los ambientes de trabajo, y dijimos “sí”. Aún, a pesar del miedo de llevar el virus a nuestras casas, a nuestras familias, y viendo contagiarse y morir a nuestros colegas, llorándolos en silencio, sin poder acompañarlos en el último día. Siempre dijimos “SÍ”.

Ahora nos toca a nosotros pedirles a nuestros gobernantes un reconocimiento real a nuestro esfuerzo. Un reconocimiento que no sea un bono, ni un pago miserable de las horas de guardia.

El escenario actual es crítico en varios centros de APS y en el interior. La situación grave que atraviesa hoy el Hospital del Oeste es el puntapié inicial para empezar a observar, analizar y solucionar todas las difíciles realidades que se viven en los hospitales de la provincia. La falta de médicos, enfermeros y otros profesionales y técnicos, hace imposible la atención de enfermedades crónicas que requieren de un seguimiento más cotidiano del paciente. Los profesionales acuden a trabajar cansados, agotados, y no contamos con relevamientos, ni licencias para que tengan un buen descanso luego de un año de trabajo sin respiro. 

Queremos sentarnos a discutir una política sanitaria para devolverles en excelencia nuestra atención al pueblo de nuestra provincia. Y tendremos que discutir salarios y adicionales (especialización, bloqueo, antigüedad, etc.), pero también nombramientos, estabilidad laboral, distribución del personal, licencias, ley de Carrera Sanitaria, entre otros tantos temas que hacen a una real y eficiente política integral de salud pública.

Queremos que nos escuchen!

Les pedimos respeto, reconocimiento y dignidad. Nos lo merecemos.